sábado, 23 de diciembre de 2017

Los blancos tienen pendiente el partido contra el Leganés

El FC Barcelona visita este sábado el Santiago Bernabéu a sabiendas de que una victoria descabalgará al Real Madrid de la lucha por el título de Liga. El equipo de Ernesto Valverde encara el partido en una situación anímica insuperable, al tiempo que los Madridistas preparan el partido con muchas dudas tras haber dejado escapar hasta el momento 7 de los veinticuatro puntos en juego en su estadio.

El equipo de Zinedine Zidane se está mostrando muy frágil en el Bernabéu. Ha pagado carísimos sus tropiezos en casa, pues los once puntos virtuales que el Barcelona le saca en estos instantes (los blancos tienen pendiente el partido contra el Leganés de la pasada jornada por la disputa del Mundial de Clubes) son consecuencia de forma directa de su mal papel como local. De haberlos sumado, el equipo de Zidane encararía el clásico en una situación muy, muy diferente Ver Clásico Barcelona vs Real Madrid por ESPN en vivo.

El Real Madrid solo ha sido capaz de sumar 5 victorias delante de su afición en la Liga. Perdió contra el Betis y además de esto se dejó 2 empates frente al Valencia y el Levante, un síntoma de su debilidad. Su inconveniente, además de esto, es que tampoco ha sido capaz de persuadir a su afición. Solamente consiguió hacerlo frente al Sevilla en el último partido disputado hasta el momento en el Bernabéu.

Y las cosas tampoco le han ido mucho mejor en las otras competiciones. El Real Madrid empató frente al Tottenham en el partido definitivo de la fase de conjuntos de la Liga de campeones, resultado que le costó en la práctica la primera situación del conjunto, y encajó un degradante dos-dos frente al Fuenlabrada en el partido de vuelta de la eliminatoria de la Copa del Rey. Harta de padecer, la afición Madridista demanda más actitud y sobre todo juego. Fruto de esa frustración se han escuchado muchos pitos esta temporada en los partidos disputados en el Bernabéu. La paciencia se ha agotado sobre todo con el francés Karim Benzema, del que no agrada su actitud pasiva en defensa alén de sus fallos en frente de portería.
Compartir en: